Dios calla el ser humano otorga


En el cristianismo la cruz de Jesús representa un escándalo. En primer lugar porque una religión que se entienda desde un Dios que entrega su hijo a los hombres para que se les perdonen sus pecados parece único. Como es única la experiencia de un hijo de Dios hecho hombre que muera en esta cruz al grito de “padre porqué me has abandonado”.

La muerte en la cruz en la provincia romana de Palestina y en el Gólgota representa una muerte del condenado porqué la administración así lo quiere , el Sanedrin con los fariseos judios que acusan a Jesús de impio , de creerse Dios , de blasfemo, , y un Poncio Pilato que como procurador romano ve el conflicto religioso como un clonflicto que debe resolver para que no haya insurrecciones. Pero sin olvidar que finalmente el pueblo al grito de Jesus de Nazaret condena a la cruz a este.

La cruz toma el símbolo de la derrota , se suda sangre, se transporta camino por la ladera del Golgota, en un via crucis lleno de caídas, cansancio , agotamiento . Cuando uno viaja a Jerusalem en el barrio àrabe que se entra por la puerta del muro de las lamentaciones judio se encuentra con ese camino hacia la Iglesia de la Cruz. Pero la cruz representa el horror máximo de un dios clavado en estacas de madera atado de pies y manos. Imagínense a un condenado a una silla eléctrica que se venere su vida y se cuelguen retratos de esa silla con el personaje en las casas, edificios, lugares.

Si la cruz es un escandalo es porque es como el caso de Job un grito a la desesperada existencia de un condenado a muerte frente al silencio de Dios. En esa muerte el cielo se ennegrece, se paran las nubes y parece que no hay nada más . Pero a este Jesús la cruz es el símbolo de dar la vida al otro , de absoluto gesto de compasión y redención por todos los seres humanos.

El silencio de Dios presente no acaba en el grito al tercer día sale la luz . Y a pesar de la infidelidad, de la increencia , del agnósticismo de la población , de incluso un Auschwitz que busca a DIos , en Emaus aparecen junto a los caminantes un Dios resucitado, convertido en hombre y no identificado pero abierto a la palabra de quien ha perdido la fe y la esperanza.

En Occidente Dios es un silencio al uso del mercado , el ser humano decide no ser más quien decide y otorga la necesidad o no de esta trascendencia divina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s